104º aniversario de la creación de la Escuela Militar de Aeronáutica

21 de noviembre de 2020

La Escuela Militar de Aeronáutica celebró el 104º Aniversario de su creación con una ceremonia que estuvo presidida por el Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea, General del Aire Luis De León, y la cual tuvo lugar en la plaza de armas del instituto el pasado 20 de noviembre.

Durante la ceremonia que contó además con la presencia del comandante del Comando Aéreo de Personal, Brig. Gral. (Av.) José Medina, del director de la Escuela Militar de Aeronáutica, Cnel. (Av.) Walter Pérez, Personal Superior y Subalterno de la Escuela, familiares y amigos, se hizo entrega de distintivos de Alumno Piloto a los Caballeros Cadetes de segundo año que realizaron su primer vuelo solo, momento muy emotivo por todo lo que conlleva para los futuros Oficiales de la Fuerza Aérea.

Finalizando el acto, se desarrolló un desfile aéreo y terrestre en honor a las autoridades presentes, y se procedió a la firma del Libro de Honor del Instituto.

Palabras del director de la Escuela Militar de Aeronáutica, Cnel. (Av.) Walter Pérez

Esta fecha tan significativa para nuestra Escuela, su centésimo cuarto aniversario, en la que históricamente celebrábamos con todos los integrantes de la Fuerza, docentes, y autoridades de otras instituciones que nos acompañan diariamente en el desarrollo de nuestras actividades, hoy nos encuentra realizando una ceremonia sumamente íntima y reducida, lo que me permite dejar de lado las efemérides y poder dirigirme específicamente a todos los integrantes de la Institución.

Este año en que se nos han presentado infinidad de obstáculos, han demostrado un gran compromiso e iniciativa que hace que me sienta sumamente orgulloso y por lo que siento la necesidad de agradecer y reconocer el trabajo que se viene desarrollando.

A todos los integrantes de la Jefatura de Estudios, quisiera reconocer el profesionalismo y empeño que han demostrado en este año tan particular en el que tuvieron la gran tarea de implementar el sistema de educación virtual a través de la plataforma Moodle, para poder de esta manera continuar con el plan de estudios en esta nueva modalidad, con todo lo que esto representó.

Han tenido el desafío de implementar los procesos de gestión académica con el resto de la jefaturas, para cumplir con todos los requisitos establecidos para que en pocos días, una vez finalizado el año lectivo, se pueda elevar la documentación correspondiente al Ministerio de Educación y Cultura, y así obtener el reconocimiento de la licenciatura en Defensa Militar Aeroespacial de los Alféreces que egresan, y paralelamente la implementación del curso correspondiente al reconocimiento de la mencionada licenciatura para los Oficiales ya egresados, así como los cursos de las materias correspondientes, para aquellos que por su año de egreso las debieron cursar.

Por todo el esfuerzo y dedicación impuesta para poder sortear con éxito cada unos de estos desafíos, vaya mi reconocimiento y gratitud a cada uno de sus integrantes.

A los integrantes del Escuadrón de Vuelo Básico y todos los Instructores quiero destacar su profesionalismo y compromiso para sobrepasar el gran obstáculo que se nos presentó este año, que no fue solo la pandemia, sino los tres meses que estuvo en tierra la flota de T-260.

Noventa y dos días que parecieron un año, y que finalmente el 17 de setiembre se acabaron con la puesta en servicio del FAU 610, y de ahí en más el retorno de la actividad y los cursos de vuelo.

Esto trajo aparejado un esfuerzo gigante que diariamente es demandado a cada uno de sus integrantes, instructores, técnicos, controladores aéreos, servicios de apoyo al vuelo y personal administrativo, que realizan largas jornadas laborales, que incluyen los fines de semana, para poder cumplir con los objetivos trazados.

A todo ello se le suma la impronta, iniciativa y profesionalismo demostrado por el personal aerotécnico este año, con la puesta en servicio del Beechcraft FAU 790, luego de pasar por el cambio de uno de sus motores que demandó alta capacidad técnica para la realización de una serie de tareas específicas.

Asimismo un hecho histórico fue la puesta en servicio del Aermacchi FAU 612, luego de haberle realizado la primera inspección mayor de 3000 horas, en la que quedó demostrada la alta capacidad técnica, compromiso, impronta y aplicación de la experiencia acumulada frente a una tarea de extrema complejidad.

Por todo ello, vaya mi reconocimiento y agradecimiento a todos los integrantes del Escuadrón e Instructores.

A los integrantes del Escuadrón de Base Aérea, también quiero reconocer el esfuerzo y profesionalismo, en cada una de las tareas que desarrollan, ya sea en lo que refiere a la infraestructura, en donde han demostrado que la voluntad y el empeño logra excelentes resultados, así como en la gran cantidad de tareas administrativas que se llevan a cabo, y todas las tareas de apoyo que son sumamente importantes, y nos permiten poder cumplir los objetivos propuestos. Tareas todas en las que se demanda gran esfuerzo y compromiso, dada la reducción de Personal ocasionada por todos aquellos que se encuentran realizando misión de paz en la República Democrática del Congo. Por todo lo dicho vaya a todos los integrantes del Escuadrón mi reconocimiento y agradecimiento.

A los Integrantes del Cuerpo de Alumnos, quiero reconocerles también su esfuerzo y compromiso. Los Oficiales han tenido que innovar e implementar nuevos mecanismos de gestión, que les permitieran llevar adelante todas las actividades, con los protocolos establecidos, y poder cumplir así los objetivos trazados.

A los Cadetes y Aspirantes, reconocerles la voluntad impuesta durante todo este proceso de adaptación a las clases virtuales y a los protocolos de cada una de las actividades. Vuestro compromiso nos ha permitido cumplir de manera altamente satisfactoria con los programas establecidos, incluso todas aquellas actividades de orden abierto, que con el apoyo de las distintas Unidades de la Fuerza hemos podido desarrollar.

Ahora quisiera dirigirme a los Cadetes de Segundo año que acaban de recibir su distintivo de escalafón, esa Media Ala que desde hoy lucen orgullosos en su pecho y que como distintivo de su Vuelo Solo, los distinguirá de ahora en más como Aviadores. Han alcanzado uno de los objetivos primordiales de su carrera, y por eso estoy seguro que esta ceremonia, tanto para ustedes como para su familia será un recuerdo imborrable. Esto es fruto del esfuerzo, la dedicación y el profesionalismo, cualidades y actitud que deberán mantener a lo largo de toda su carrera, lo que les permitirá continuar hacia nuevos logros.

Pocos días nos separan de la ceremonia de colación de grados y egreso de los nóveles Alféreces, pero quienes prestan Servicio en este Instituto, saben que aquí el ciclo no tiene fin, cuando termina un año lectivo, ya está comenzando un nuevo curso de vuelo, e inmediatamente el período de exámenes de ingreso y posterior reclutamiento de la nueva promoción, y ya nuevamente el comienzo del siguiente año lectivo. Todo esto demanda de mucho esfuerzo y sacrificio de todo el personal Superior y Subalterno del Instituto, que tengo el honor de Comandar, y que son los responsables de que todo se cumpla de acuerdo a lo planificado.

Les reitero a todos nuevamente mi reconocimiento y agradecimiento por su trabajo y su profesionalismo.

Se dice que el éxito en la vida no se mide por lo que uno logra, sino por los obstáculos que supera.

Independientemente del desafío al que nos enfrentemos, lo importante es cómo los hacemos, por eso para finalizar quisiera compartir con ustedes unas palabras de Winston Churchil, quien dijo que “la actitud es una pequeña cosa que hace una gran diferencia”.

Galería: EMA