Ceremonia del Día del Retirado en la Escuela Militar de Aeronáutica

06 de noviembre de 2020

La Fuerza Aérea Uruguaya homenajeó el pasado viernes 6 de noviembre, en las instalaciones de la Escuela Militar de Aeronáutica, al Personal Superior que pasó a retiro con más de 30 años de servicio.

La fecha recuerda el 6 de noviembre, pero de 1947, cuando el Gral. Cesáreo L. Berisso, quien fuera uno de los pioneros de la aeronáutica militar Uruguaya, pasó a situación de retiro por haber llegado al límite de edad de servicio activo militar establecido por la ley vigente en la época y a partir de ese momento la institución celebra cada año el Día del Retirado.

En esta ceremonia estuvieron presentes el Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea, Gral. del Aire Luis De León, el Comandante del Comando Aéreo de Personal, Brig. Gral. (Av.) José Medina, el Jefe del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea, Brig. Gral. (Av.) Rodolfo Pereyra, el Comandante del Comando Aéreo de Operaciones, Brig. Gral. (Av.) Alejandro Vilche, el Director Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica, Brig. Gral. (Av.) Gaetano Battagliese, el Director de la Escuela Militar de Aeronáutica, Cnel. (Av.) Walter Pérez, Personal Superior y Subalterno, familiares y amigos.

Los Señores Oficiales que pasaron a retiro después de haber dedicado más de 30 años a la institución recibieron de manos del Comandante en Jefe y de Cadetes de la EMA el escudo de la Fuerza Aérea, obra del escultor nacional Juan Manuel Ferrari y una medalla recordatoria con la imagen de la mujer alada.

Posteriormente se firmó el libro de Honor de la EMA, y para finalizar el Cuerpo de Alumnos de la escuela desfiló en honor a los presentes mientras que una aeronave Aermacchi T-260 sobrevolaba la ceremonia.

Palabras del subdirector de la Escuela de Comando y Estado Mayor Aéreo, Cnel. (Av.) Gustavo Mattos

Hace exactamente setenta y tres años, a los sesenta años de edad, pasaba a retiro por imperio de la Ley, el General (PAM) Cesáreo L. Berisso.
Pionero de la Aviación Nacional, instructor de la Escuela Militar de Aviación y posteriormente su Director.
Inspector del Arma de Aeronáutica y luego Director General de Aeronáutica Militar.

Es así que, la Fuerza Aérea Uruguaya, toma esta importante fecha, junto a la significativa figura del General Berisso, para homenajear, año a año, a los Señores Oficiales que han pasado a situación de retiro, habiendo prestado servicios por más de 30 años en la Institución.
En esta oportunidad, tengo el honor de dirigirme a Ustedes, en nombre de la Fuerza Aérea, aquí, en la Escuela Militar de Aeronáutica; Unidad más que simbólica para esta fecha, la cual nos recibe, generación tras generación, con todos nuestros sueños y anhelos. Donde recibimos llenos de orgullo, nuestro primer uniforme, espadín, media ala.
Y es hoy, en la misma plaza de armas que los vio transformarse de jóvenes muchachos, a SS.OO., que queremos, junto a parte de la nueva sangre de la Fuerza Aérea, representada por esta formación de Damas y Caballeros Cadetes, brindarles ese merecido homenaje, a vuestra trayectoria, empeño y dedicación.
Muchos de nosotros, en el correr de los años, hemos compartido con Ustedes, varias cabinas de vuelo, destinos, y un sinfín de experiencias de diversa índole, donde su compañía ha servido de inspiración y aliento a los más jóvenes, para llevar adelante la misión.
Conjuntamente a este reconocimiento, el agradecimiento, a esa sincera entrega de una importante parte de sus vidas, a nuestra querida institución, con el respaldo firme y siempre presente de la familia (vaya también para ellos ese agradecimiento).

Por último, tengan presente que en el devenir de los años, los logros de nuestra Fuerza, han sido el resultado de los esfuerzos combinados de cada individuo y Ustedes, sin lugar a duda, han sido parte de los mismos.

Palabras del Cnel. (Av.) Hugo Parentini

Es un gusto y un honor poder hacer uso de la palabra en este día tan especial para el Cnel Alejandro Arocena, el Cap Enrique Portela y para mi. Solo nosotros y aquellos que estuvieron en esta misma situación pueden saber las emociones que recorren en este momento el cuerpo.

Hace más de 30 años, pero parece como si fuera ayer, un grupo de jóvenes entusiasmados por la vocación del vuelo, se dirigían desde la Guardia hasta los Cursos para iniciar una Profesión maravillosa.

Disciplina, esfuerzo, espíritu de cuerpo y camaradería fueron algunos de los pilares inculcados en este Instituto; y nos acompañaron siempre a lo largo de toda la Carrera.

Supimos superar cada Curso, a través del estudio, la dedicación y el esfuerzo; acompañado por la guía del Instructor y el apoyo de los camaradas.

Son muchas las anécdotas que quieren asomar desde la memoria en más de 30 años de Servicio, no sólo las de vuelo, sino también aquellas en las Guardias, Destacamentos, despliegues, Cursos y en las Secciones de Trabajo que nos ha tocado intervenir.

En todas ellas hubo un denominador común, y fue hacer lo mejor en bien del Servicio.

Hoy nos toca dar un paso al costado, las generaciones que nos siguen deben continuar con el camino trazado por el Mando Superior, llevando a la Fuerza Aérea más alto, más lejos, más rápido.

Agradecemos a Dios y a la Patria la oportunidad de haber realizado tan noble profesión, contribuyendo con nuestro esfuerzo a alcanzar los logros que la Fuerza Aérea marcó en su momento y de haber cosechado amigos y hermanos de la vida.

Ya finalizando, quisiera dirigirme a los jóvenes Cadetes y Aspirantes.

Una vez supimos estar en esa formación y nos pareció muy lejos este momento. Hoy les digo que el tiempo pasa volando y que las metas y objetivos solo se alcanzan con dedicación y esfuerzo, siendo la Disciplina el faro que guía nuestras acciones.

Por último, quiero agradecer en lo personal a mis compañeros de tanda, a mi familia, a mis hijos y en especial a mi esposa Mónica por el amor y el apoyo brindado en todos estos años.

Galería: EMA