Juramento de fidelidad al Pabellón Nacional en la Escuela Militar de Aeronáutica

23 de setiembre de 2020

En horas de la mañana, se realizó en la Plaza de Armas de la Escuela Militar de Aeronáutica el juramento de fidelidad al Pabellón Nacional, ceremonia que había sido pospuesta debido a la emergencia sanitaria.

Esta es una de las ceremonias más importantes, ya que los jóvenes Aspirantes sellan un pacto de compromiso entre ellos y la Patria. 

Asimismo, el 23 de setiembre es una fecha de suma importancia para los uruguayos, ya que se conmemora el pasaje a la inmortalidad de nuestro prócer, el Gral. José Gervasio Artigas.

La ceremonia fue presidida por el comandante del Comando Aéreo de Personal, Brig. Gral. (Av.) José Medina, quien fue recibido por el director del Instituto, Cnel. (Av.) Walter Pérez.

Luego del Himno Nacional, ejecutado marcialmente por la Banda de Músicos de la Fuerza Aérea “Cnel. (Reserva) Walter Miños”, se realizó el juramento, al unísono del sobrevuelo de aeronaves T-260.

De esta manera, los jóvenes Aspirantes dieron un paso importante, demostrando convencimiento de lo que quieren, que han descubierto y afianzado su verdadera vocación.

Palabras del director de la Escuela Militar de Aeronáutica, Cnel. (Av.) Walter Pérez

“A la empresa compatriotas, que el triunfo es nuestro: vencer o morir sea nuestra cifra; y tiemblen, tiemblen esos tiranos de haber excitado vuestro enojo, sin advertir que los americanos del sud, están dispuestos a defender su patria; y a morir antes con honor, que vivir con ignominia en afrentoso cautiverio.”

Estas eran las palabras de nuestro prócer, el General José Gervasio Artigas, el 11 de abril de 1811, en ocasión de la proclama de Mercedes, y hoy a 170 años de su fallecimiento, continuando con este legado de honor y de sacrificio por la libertad y la integridad de nuestra nación, ustedes Jóvenes Aspirantes, han jurado defender con sacrificio de vuestra vida si fuere preciso, la Constitución y las Leyes de la República, el honor y la integridad de la Nación y sus instituciones democráticas.

La particularidad de este año, hace que ya avanzado el segundo semestre de su carrera realicen este juramento, lo que los encuentra más firmes en su decisión y con mayor experiencia en cuanto a la vida militar, esta profesión de Servicio, a la cual dedicamos nuestra vida, y que les demandará cada vez más dedicación, esfuerzo y profesionalismo.

Han dado un paso importante, están convencidos de lo que quieren, mientras muchos jóvenes aún están probando opciones para descubrir su verdadera vocación. Ustedes mismos han sido protagonistas del abandono que paulatinamente fueron realizando quienes ingresaron y fueran sus compañeros durante varios días, y en algunos casos meses.

Renunciar es lo más fácil, desistir significa renunciar a los sueños, que no solo son suyos, sino de su familia y la gente que los quiere. De aquellos que siempre están ahí para celebrar los éxitos, así como para dar el sostén necesario en los momentos difíciles.

Renunciar significa defraudarlos a ellos y defraudarse ustedes mismos, porque si hoy están acá, jurando nuestra Bandera, es porque están seguros de lo que quieren, y por supuesto que van a tener que sortear muchos obstáculos, que van a tener que sobrellevar muchos momentos duros, de los que tendrán que levantarse una y otra vez, pero cada obstáculo superado, cada paso que los acerca a esa meta que ustedes se propusieron, debe ser el impulso necesario para continuar con mayor rigor y fortaleza, no existe el éxito sin esfuerzo, en ningún orden de la vida, y esta carrera no es la excepción.

Este año ha sido y es sumamente particular, y todos nosotros como Instituto hemos tenido que sortear muchas adversidades, inicialmente la pandemia, con la que aún debemos transitar, y posteriormente factores de material que nos mantuvo tres meses en tierra la flota de T-260. El esfuerzo constante del Personal Superior y Subalterno ha permitido que hoy una escuadrilla de esta flota haya podido desfilar en su honor.

A todo el Cuerpo de Alumnos, los invito a redoblar el esfuerzo en estos meses que restan del año, que les demandarán mucho trabajo y dedicación para cumplir con los objetivos propuestos.

Para finalizar, y en honor a este recordatorio que celebramos hoy, quisiera citar unas palabras del profesor magister Daniel Torena, docente de este Instituto, quien en un escrito realizado en conmemoración de este centésimo septuagésimo aniversario del fallecimiento de nuestro Prócer expresó:

“El Prócer de la Patria Oriental, General Don José Artigas, partió rumbo a la inmortalidad de los grandes hombres de la historia, aquel 23 de setiembre de 1850, falleció en paz espiritualmente y completamente fiel a sus principios y creencias, por las que siempre luchó toda su vida en beneficio de los más oprimidos y por la Libertad de los Pueblos de nuestro Río de la Plata.”

Galería: EMA