Fuerza Aérea Uruguaya FUERZA AEREA URUGUAYA
La Aviación, vanguardia de la Patria
Información

Ceremonia del “Día del Retirado de la Fuerza Aérea Uruguaya”

Publicación: 10 de noviembre de 2017.

El pasado 10 de noviembre, en las instalaciones de la Escuela Militar de Aeronáutica (EMA) se llevó a cabo la ceremonia del “Día del Retirado de la Fuerza Aérea Uruguaya”, homenaje al Personal Superior que pasó a situación de Retiro Obligatorio o Voluntario, con más de treinta años de servicio.

La misma, contó con la presencia del comandante en jefe de la Fuerza Aérea, General del Aire Alberto Zanelli, del director de la Dirección de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica, Brig. Gral. (Av.) Antonio Alarcón, del jefe del Comando Aéreo de Operaciones, Brig. Gral. (Av.) Hugo Marenco, del comandante del Comando Aéreo Logístico, Brig. Gral. (Av.) José Visconti, del comandante del Comando Aéreo de Personal, Brig. Gral. (Av.) Luis De León, del Comandante de la División de Ejército I, Gral. Carlos Sequeira, de Oficiales Superiores que pasaron a situación de Retiro, de Oficiales Superiores y Oficiales Jefes de la Fuerza Aérea y Armada Nacional, de familiares y amigos.

Una vez iniciada la ceremonia, el director de la Escuela Militar de Aeronáutica, Cnel. (Av.) Washington Alejandro, fue acompañado por el Cnel. (Av.) Edward Belén, a pasar revista a los efectivos presentes.

Posteriormente, la Banda de Músicos “Coronel (Reserva) Walter Miños” fue la encargada de la ejecución de las estrofas del Himno Nacional, seguido de la lectura de la Orden del Comando General por parte del Oficial Ayudante, May. (Av.) William Lucas.

A continuación el subdirector de la Dirección General de Atención Periférica del Hospital Central de las Fuerzas Armadas, Cnel. (Av.) Wiston Silveira, hizo uso de la palabra en representación del Comando General de la Fuerza Aérea.

Continuando con la ceremonia, Damas y Caballeros Cadetes de segundo y tercer año entregaron el Escudo de la Fuerza Aérea, obra del escultor nacional Juan Manuel Ferrari.

Fueron homenajeados en esta oportunidad los siguientes Oficiales:

Cnel. (Av.) Edward Belén

Cnel. (AA) Nelson Cortazzo

Cnel. (Av.) Marcelo Deus

Cnel. (CE) Marcos Vignolo

Cnel. (AA) Sergio Espino

Cnel. (AA) Roberto Barboza

Tte. Cnel. (SA) Diego Suárez


Acto seguido, el comandante en jefe de la Fuerza Aérea, Gral. del Aire Alberto Zanelli, acompañado por el director de la Escuela Militar de Aeronáutica, Cnel. (Av.) Washington Alejandro hicieron entrega de una medalla recordatoria con la esfinge de la Mujer Alada, en reconocimiento a los años dedicados al servicio de la Patria, mientras sobrevoló la ceremonia una formación compuesta por una aeronave North American T-6D “Texan” y tres Aermacchi T-260.

El Cnel. (Av.) Marcelo Deus, fue el responsable de hacer uso de la palabra en representación de los Oficiales homenajeados.

La ceremonia finalizó con un desfile aéreo y terrestre, en honor a las autoridades presentes, que estuvo integrado por un agrupamiento de Banderas y Escoltas de la Brigada Aérea I, el Servicio de Mantenimiento, la Escuela Técnica de Aeronáutica y el Cuerpo de Alumnos de la Escuela Militar de Aeronáutica.

Una vez finalizada la ceremonia, el Comandante en Jefe de la FAU acompañado por su esposa, la Sra. Elizabeth Silva de Zanelli, entregaron a esposas y madres de los homenajeados un ramo de rosas en agradecimiento a su silenciosa pero importante labor, durante tantos años de servicio.

 

Palabras del Cnel. (Av.) Wiston Silveira


Señor Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea, Señores Oficiales Generales, Señores Oficiales Superiores, Jefes y Oficiales, Damas y Caballeros Cadetes, Jóvenes Aspirantes, Personal Subalterno, señoras, señores y especialmente Señores Oficiales homenajeados hoy, familiares y amigos.

El decreto 185 de 1995 designa el 6 de noviembre como el día del retirado de la Fuerza Aérea, en nombre del Sr. Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea Uruguaya, fui designado a dirigir la palabra a los homenajeados en esta ceremonia que hoy aquí nos convoca. Con esta designación sentí un profundo honor y a su vez el mismo escalofrío y la piel de gallina de la misma manera que lo sentimos al sonar la Diana General León de Palleja o entonar las estrofas de nuestro Himno Nacional.

Nada sencilla es la tarea de rendirles unos minutos de honor y hacerlo sentir que valió la pena el esfuerzo a quienes fueron instructores, mentores y forjadores de las Fuerza por más de 30 años. Cuando ingresaron a la Fuerza y comenzaron a hacer vibrar esta plaza de armas jamás pensaron en este momento, sí deseaban que culminara un arduo día de instrucción, pero con la convicción de continuar día a día creciendo para poder servir a la Patria desde lo alto.

Todos esos años de carrera representan incontables horas de instrucción y entrenamiento, de guardias, de despliegues en el territorio como fuera del él, de arduo trabajo, de salvar vidas y ver como algunos de nuestros camaradas la perdieron en cumplimiento de la misión, de apoyar a nuestra población y un sin fin de tareas para poder cumplir con la misión de “defender el honor, la independencia y la paz de la República, la integridad de su territorio, su Constitución y sus Leyes”.

Pero, si sumamos las horas de vuelo de todos lo homenajeados sin dudas no representa gran parte del tiempo dedicado a la Fuerza. Entonces, esta profesión no fue una simple vocación por volar, fue la entrega de su preciado tiempo, de dejar el seno de sus hogares desde muy jóvenes y luego el sacrificio de sus esposas e hijos para que pudieran cumplir de la mejor manera con la tarea encomendada. Cuando a nuestra familia, le decimos que debe saber esperar y que en caso de ser necesario dejaremos nuestra propia vida por la patria, estamos de cierta forma también demostrando el amor que sentimos por esta última. Por esto y mucho más es que hoy tienen un merecido reconocimiento. Pueden sentirse orgullosos de decir “Misión Cumplida”.

Pero con este homenaje y reconocimiento no significa que deben alejarse, más allá de que aún son la reserva activa de nuestra Fuerza, y sabemos que estarán “prontos a formar” en caso de movilización. Hoy más que nunca el Personal en actividad necesita de vuestra presencia, de vuestra experiencia. Es verdad que tienen que disfrutar de esta nueva etapa, pero no olviden que ustedes pueden seguir brindando su invalorable aporte para amalgamar ese bagaje de conocimientos con la sangre nueva y así seguir forjando las alas de la Patria.

Más de una vez, los más jóvenes escucharon en una mesa de operaciones, en un briefing de seguridad o en un eventos de camaradería, las vivencias y anécdotas de los que ya peinaban canas; y de ello tomaron decisiones, que en más de una oportunidad, pudo haber terminado en algo más que un formulario de situación riesgosa. Hoy día vuestros aportes seguirán siendo pilares para nuestra estructura.

En un mundo de contexto globalizado en el cual la incertidumbre es una constante, la información llega a todas partes en forma instantánea, hace treinta años era impensable comunicarnos con dispositivos electrónicos; quizás una carta escrita a mano alzada era lo más rápido y representativo. Ese crecimiento vertiginoso de la comunicación nos hace mejorar mucho pero también nos puede jugar en contra. Entonces vuelvo a insistir en vuestra presencia y que esa comunicación siga siendo la voz de nuestra corporación. ¿Por qué no en un salón de clase, o realizando aportes para la doctrina aeroespacial de sus lecciones aprendidas?

Es por esto que en esta instancia no es solo un reconocimiento y agradecimiento pero también una invitación a continuar formando parte de esta gran familia, no es un “adiós” y sí un “hasta pronto”.

Quiero aprovechar la oportunidad para dirigirme a sus familiares, algunos de ellos los estarán observando desde el cielo, otros aquí presentes o dónde se encuentren, a ellos un profundo agradecimiento por dejar que estos camaradas formaran parte de nuestras filas durante todo ese preciado tiempo. A ustedes familia, es momento de disfrutar de este soldado que se toma un merecido retiro de las actividades.

Por último al cuerpo de cadetes y aspirantes que hoy se encuentran portando su uniforme de gala para homenajear a quienes hoy los ven como una hija o un hijo. Sepan tomar los consejos, las vivencias y la instrucción de sus mentores para poder imitar y superar a quien hoy ustedes prestan homenaje. El tiempo pasa rápido y sus vivencias también serán pilar de nuestra Fuerza. Así que cuando desfilen y hagan vista, miren a los ojos de cada uno de ellos y hagan vibrar esta plaza de armas como ellos lo hicieron.

Para finalizar, quiero hacer mención a las palabras del General de Brigada Eduardo Manuel Morales Álvarez del Ejército de Guatemala haciendo referencia a la vida de un soldado dice: “Que ésta solo se nos dá una vez y por ello hay que aprovecharla, de manera que los años vividos no nos pesen,… y que muriendo podamos decir: he consagrado toda mi vida y todas mis fuerzas a lo más hermoso en el mundo, defender a mi patria.”

Muchas gracias.

Fuerza Aérea Uruguaya
Dirección de Relaciones Públicas
Avda. Pedro de Mendoza 5553 - Montevideo - Uruguay
Tel.: (+598) 2222 44 00 al 09 int. 1322 - 1309
Telefax: (+598) 2222 41 28
E-mail: mc-rrpp@fau.mil.uy

2017© Fuerza Aérea Uruguaya

Inicio Contacto Teléfonos